jueves, 21 de agosto de 2008

Catupecu reventó el Puerto (NOTA)



Ante un lleno total, Catupecu Machu
hizo delirar a sus fanáticos en Puerto Rock

Todos sus hits, más canciones de su último disco y el carisma y la fuerza que sólo Catupecu Machu puede generar, hicieron de este recital uno de los mejores que se hayan visto en los últimos tiempos. Y como si todo esto fuera poco, la semana que viene llegan los Ratones Paranoicos. Muchos ya están saltando…



Un show impresionante y repleto de emociones fue el que brindaron los Catupecu Machu en la noche del viernes en el subsuelo del Puerto Rock. Centenares de fanáticos y seguidores del buen rock presenciaron lo que se puede denominar uno de los mejores conciertos de este género en los últimos años por estas tierras.

Ovaciones, aplausos, cánticos y un idilio único con su público, fue todo lo que recibió el grupo de Villa Luro en su primer paso oficial por esta ciudad.

Pasadas las 23 horas, y con un marco colmado de gente comenzó a levantarse el telón y a sonar “Viaje del miedo”; tema que dio inicio a este tan esperado show y que sería una de las 18 canciones que interpretaría este cuarteto que le puso toda la potencia a un show que prometía desde el vamos.

La lista de canciones continuó con “Plan B”, “Perfectos cromosomas” y “En sueños” donde el público presente ya empezaba a llenarse de adrenalina, saltos, pogo y toda la euforia.

Antes de “Batalla”, Fernando Ruiz Díaz tomó el micrófono y analizó cómo cambian los temas desde que el autor los compone sólo en un cuarto a cuando ya están editados y se van resignificando. Allí se generó el momento más emotivo del show, ya que esas palabras hacían alusión al accidente sufrido por su hermano Gabriel, ex bajista de la banda.

Lo curioso es que ese lamentable suceso, ocurrió un día antes de su presentación en Bariloche. Por lo que Fernando tomó el show del viernes como algo que había que terminar, como una vieja cuenta pendiente.

La emoción invadió a cada uno de los presentes donde se escuchaba cara vez más fuerte el nombre de Gaby, con palmas y lágrimas en los ojos del líder.

Sin embargo, eso no hizo mella en la fuerza del recital, el apoyo del público contagió a la banda que continuó desplegando todo su potencial musical siguiendo con temas como “Magia veneno”, “Acaba el fin” y “Entero o a pedazos”.

El pogo estuvo presente en las dos horas del recital pero se incrementó con los últimos temas, esos que esperaban todos. “Vamos a hacer una tranquilita”, tiró Fernando irónicamente y empezaron a sonar las duras guitarras de “Y lo que quiero es que pises sin el suelo”, el mayor hit de los capitalinos.

Como si esto fuera poco, le siguieron “Dale”, “A veces vuelvo” y por último “Origen Extremo”, para detonar a todos. Parecía que el recinto se caería al lago, ya que temblaba de tantos saltos y euforia.

Para todos los presentes, sin lugar a duda, será un show muy recordado donde se fusionaron a la perfección el sonido demoledor de la banda con la nostalgia y apoyo del público que se acercó a este emblemático “Templo del Rock” de nuestra ciudad.

La satisfacción fue tal, que gran parte del público se quedó esperando los bises que nunca llegaron, pero éxitos de rock nacional complementaron el alter show durante más de media hora. Todos ya se quedaron esperando el regreso de este power cuarteto que hizo volar la cabeza de miles de barilochenses.



Un ataque camuflado

En medio del recital se lo pudo ver a Leonardo De Cecco. El baterista de Attaque 77 está en la ciudad disfrutando de unos días de descanso junto a su novia y no quiso dejar de ir a ver a sus amigos de Catupecu. Consultado por un cronista de este diario, dijo que prefería verlo desde abajo tomando una cerveza.

De Cecco es un fanático de la nieve, sobre todo del esquí. Tanto el año pasado como este, el músico llegó hasta el cerro Catedral, donde ha pasado una semana disfrutando de la nieve. Prometió volver pronto a seguir paseando en nuestra ciudad y el año que viene estará junto a su banda en el escenario de Puerto Rock.


FUENTE: El Cordillerano

Saludos!
((cjay))

No hay comentarios: