sábado, 24 de noviembre de 2007

Catupecu en el "Andes VIVO 07" (nota previa al show)



Catupecu: entero y a pedazos

Previa I. Un grupo de amigos bebiendo en un drugstore: hablan de rock. Hablan: es algo lógico, estamos en las vísperas del Andes Vivo y el tema sale. Confirman la hora (sí, es a partir de las 5 de la tarde), el lugar (esta vez, en el Frank Romero Day) y las bandas (van a estar Las Pelotas, Árbol, Chancho Va, Karamelo Santo, Kapanga, Catupecu, Orbis Tertius y Vieja Cepa). El más lúcido maneja la data; seguro, es el que pagó las cervezas y el que va a dividir una cuenta, al final.

Los otros, a más centímetros de la realidad, opinan sobre música, discos, historias, toques...

Laberintos

Es Macabre, el tecladista de Catupecu, el que contesta el teléfono, mientras despide a unos cuantos que, como nosotros, intentan saber qué está pasando con la banda. “Estoy en una entrevista”, les repite, y reubica la voz: “hablemos tranquilos”.

-¿Con qué viene Catupecu al Andes Vivo?

- El show es un repaso por todos los discos. Para el tiempo que vamos a tener, el tiempo de un festival, trataremos de tocar algo de lo nuevo, algo de lo que hay en “Laberintos entre aristas y dialectos”, el material que acabamos de editar.

-Hablanos un poco del disco...

- Está pensado como un disco conceptual, dividido en capítulos. El I, “Tratado de la materia en estudio”, contiene reversiones de varios temas y tres canciones nuevas: “Viaje del miedo”, “Dialecto” y “Foto en blanco y negro”. En el capítulo II está el material que grabamos en un show en vivo, en el 2005. El formato es otro, es un formato acústico...

-Un Catupecu acústico versión 2007...

- En realidad, el corazón del disco es ese show, que fue una experiencia muy interesante, una experiencia que se resignifica porque todos los arreglos de voces y cuerdas los hizo Gabriel.

Seguimos en tema, el nuevo sonido de este Catupecu... “El término ‘acústico’ está muy bastardeado”, aclara Macabre, pensando, tal vez, que roza lo ligth del unplugged. Y precisa: “Estas reversiones, con nuevos arreglos, hacen que temas como ‘Magia veneno’, ‘Cuentos Decapitados’ o ‘A veces vuelvo’, suenen completamente diferentes. Son otros”.

Previa II

A la media hora, los chicos del drugstore empiezan a ponerse inteligentes: “No vamos a hablar del estado actual del rock nacional”. Mejor: hablemos directamente de lo que viene a Mendoza. Catupecu Machu, por ejemplo. Uno: “la actitud, el sonido, las letras, están muy bien: me gusta la poesía que manejan, es intensa, personal”. Dos: nada . Tres: “‘Dale!’, es un disco muy potente, salvaje casi, y los que vinieron después fueron mutando, de ‘Cuentos decapitados’ a ‘Cuadros adentro de cuadros’, por ejemplo, hay varias evoluciones”.

Espacios

-¿Podés determinar cuál es el lugar que ocupa Catupecu hoy en el espacio musical?

-Es difícil racionalizar la música. Por lo general, no hacemos comparaciones. Cada grupo es distinto y eso es lo importante. Por nuestra parte, siempre hay una búsqueda (consciente o inconsciente) de crecer.

-¿Qué funcionó como inspiración para “Laberintos....”?

-Es un disco con un disparador raro: está inspirado en la arquitectura. Nosotros somos muy cultores del cine y en los últimos dos discos eso se nota bastante. Pero este fue diferente: Fernando trajo un material sobre estructuras y construcciones -es fans del Art Decó, de la Bauhaus- y lo fuimos compartiendo hasta que empezaron a salir las ideas. Además, la vida es una inspiración permanente, y lo que nos pasó también está ahí, claro

Viaje a través de lo peor

Quienes no han recibido el mazazo que resistió Catupecu el año pasado, aún deben estar llenos de preguntas: cómo es que la banda siguió firme, hizo un Obras apenas a un mes del accidente y siguió subiendo a varios escenarios, afuera y adentro del país. Y todo eso, con Gabriel Ruiz Díaz hospitalizado, el 50% del núcleo de la banda y su bajista. Sin embargo, los que oyeron a Fernando Ruiz Díaz frente a esos micrófonos, entendieron que a la tragedia hay que frenarla así: “Gabriel está acá, con nosotros”. Punto.

Previa III

No son, estrictamente, fans de Catupecu, pero entienden por qué se los respeta. Con lo que saben, arman una historia fácil: la banda nació en el ‘95, en Villa Luro, impactó como revelación y le puso nueva energía al rock argentino. Suficiente. Recuerdan hits, como “Y Lo Que Quiero Es Que Pises Sin El Suelo” o “Entero O A Pedazos”. Y aplauden la excelente versión del tema de Massacre “Plan B: anhelo de satisfacción”, el soundtrack que no paró de sonar luego del accidente de Gabriel... (Uno y Tres saben perfectamente que el 31 de marzo de 2006, Gabriel Ruiz Díaz, el bajista de la banda, se estrelló muy mal junto a César Andino, el vocalista de Cabezones, con su auto, por Palermo). Ahí se frenan, se estiran, pasan el trago.

Aristas

-Es inevitable que preguntemos por Gabriel, ¿qué se puede saber?

-Lo principal es que está mucho mejor, anímicamente. Ahora permanece bajo el cuidado de la madre, ya salió del hospital. Se está recuperando de a poco: lo neurológico, como se sabe, lleva tiempo...

Es difícil hablar del tema para Macabre, incluso lejos de ese diagnóstico negro (fractura de cráneo, pérdida de masa encefálica, contusión pulmonar) que, muy de a poco, se va revirtiendo.

Previa IV

Dos, que se había ausentado mentalmente por un rato, vuelve para decir que Catupecu ya está: no le pronostica futuro, al menos, no como “Catupecu”. Tres, en cambio, apuesta que sí, que pueden. Entonces Uno (en realidad es Una) observa que, en lo que va de la charla, nadie ha pronunciando el nombre de la banda, completo... Pasa otro trago en silencio. Por fin, Una atina: “¿hay plata para ir al Andes?”. Hay ganas, van a ir.

Nuevos dialectos

Ahora, luego de las presentaciones que Catupecu Machu viene dando casi sin pausa, con invitados como Zeta Bosio o Pichu Serniotti, aparece un disco nuevo, su sexto volumen: “Laberintos entre aristas y dialectos”. Un título bastante claro para reflejar año y medio de púas, incertidumbre y lenguaje médico, ése que sabe definir con una palabra la situación actual de Gabriel: estable.

Ahora, cada vez más lejos de desenchufarlo todo, se proyectan al futuro con este cd doble. Un trabajo que tiene todo lo que necesario para considerarse disco conceptual: packaging lujoso simulando un libro antiguo y dos cds definidos como capítulos, que, por sus títulos, parecen extractos de un manuscrito musical- alquímico: uno, “Tratado de la materia en estudio”, otro, “Registro de la materia en concierto”.

La formación de Catupecu fue la siguiente: Fernando Ruiz Díaz (voz, bajo y guitarra), Macabre (piano), Herrlein (batería y percusión) y las presencias de Zeta Bossio y de Pichu Serniotti (bajos), y de Alejandro Teran y Javier Weintraud (cuerdas). El bajo que viene ahora es el de Sebastián Cáceres, técnico histórico del grupo.

-¿Cuáles son los próximos pasos de la banda?

-Ahora estamos con toda la expectativa de este disco. Después del Andes Vivo volvemos para presentar “Laberintos...” en un espacio extraño para nosotros: el Gran Rex, todo un teatro. Eso será el 7 y 8 de diciembre. Por otra parte, acabamos de grabar el video de “Viaje del miedo”, con Carlos Oliván, el mismo director de Plan B.

Queda claro: la banda eligió hacer el viaje a través de lo negro, del miedo por aquello que les pasa a las personas que queremos. Y al final del túnel parece verse luz. Será que ahí hay algo tan inapagable como la música, aquello que hizo nacer a Catupecu, hace 12 años, en la casa de Villa Luro de los Ruiz Díaz: una evidente conexión entre hermanos.

Nota: Mariana Guzzante
Fuente: Los Andes Online

Saludos!
((cjay))

Zurdo ya sos parte de la flia ;)

4 comentarios:

surdooo dijo...

http://www.rock-mendoza.com/contenidos/noticias/index.php?tipo=noticias&ano=2007&mes=11&id=458

el parrafo de catupecu cierra diciendo:

Y como no podía faltar cerraron su show con "Dale", el himno nacional del Pogo argentino.

jaja mortal

surdooo dijo...

http://www.diariouno.net.ar/2007/11/26/nota165964.html

ese es otro, los dos son del show de mendoza

Carlita Online dijo...

Muy buena la entrevista!
PEDIDO SOLIDARIO: Compré 2 entradas para el show del sábado 8/12 en el Gran Rex, pero la persona con quien que iba a compartir ese momento maravilloso tuvo un inconeniente que le impide ir. Es la fila 10 en pullman, no me interesa hacer difenrencia de precio, la vendo a $ 50 que es lo que pagamos.
Para contactarse: carlasvalicenti@yahoo.com.ar
¡¡¡¡ GRacias!!!!!

flor dijo...

acabo d llamar a ticketek y me dijeron q vana a agregar una fecha mas... el qince
=)